0 0

Compartir en las redes sociales:

Compartir mediante enlace

Ingredientes

300 g Nata
4 Huevos
35 g Harina fina de maíz Maicena
200 g Azúcar blanco
180 g Agua
2 ramas Canela
2 Limón
1 vaina Vainilla
1 masa Hojaldre

Pasteles de Belém – Pastéis de nata

Un secreto que dura más de 200 años

Características:
  • Sin alcohol
  • Sin cerdo
  • Vegetariano
Cocina:

En Europa hemos utilizado la leche, el huevo y el azúcar para elaborar cientos de postres con miles de matices. Portugal han conseguido que se consuman pasteles de Belém en medio mundo vendiéndose, incluso, en los McDonalds de Camboya.

  • 65 minutos
  • 12 Raciones
  • Media

Descripción

Tengo que admitir que nunca he probado los originales. También sé que es una falta de respeto a los portugueses que nunca haya estado en su país, más allá de las playas del Algarve más cercanas a Huelva, y más aún cuando he viajado por media Europa e incluso a Japón; pero es que parece que no valoramos lo que tenemos cerca hasta que lo echamos en falta.

Tengo muchas ganas de visitar Lisboa, y para colmo, desde hace varios meses, gente cercana a mí, por un motivo u otro, me recuerda que tengo pendiente esa cita. Por eso hoy os traigo esta receta tan famosa internacionalmente y tan representativa de la repostería tradicional portuguesa, manteniendo latente, en mi mente, esa curiosidad por la capital lusa.

Los pasteles de Belém son unas pequeñas tortas con base de hojaldre y cubierto de una crema a base de yema de huevo, azúcar y nata (o leche) que se cocinan en el horno y se decoran con azúcar glas y canela en polvo justo antes de tomar.

Se aromatizan con cáscara de limón y canela o vainilla, y la mejor forma de tomarlos es cuando aún están templados. Aunque la receta original es totalmente secreta y solo la conocen tres personas en el mundo, los ingredientes básicos se conocen y a pesar de que nunca podremos conseguir una réplica exacta, es fácil acercarse al original.

 

Pasos

1
Hecho
15 minutos

Almíbar

Poner en un cazo el azúcar, el agua, la canela, la piel de los dos limones y la vaina de vainilla abierta para que suelte las semillas y el aroma.

Poner al fuego y cuando hierva bajamos al mínimo y dejamos cocinar 10 minutos. Dejamos enfriar y reservamos.

2
Hecho
10 minutos

La crema

En un cazo ponemos la nata líquida fría y la harina fina de maíz. Mezclamos con ayuda de unas varillas para que no queden grupos y ponemos al fuego para que espese.

A fuego suave y sin dejar de mover la mezcla, dejamos que espese poco a poco y cuando consigamos una textura parecida a la crema pastelera retiramos del fuego.

Colamos el almíbar y lo vamos añadiendo poco a poco a la crema de nata. Cuando el almíbar esté incorporado volvemos a añadir más hasta que esté todo integrado.

3
Hecho
10 minutos

Los moldes

Para esta cantidad de crema necesitaremos 12 moldes de diámetro 8 cm aproximadamente. Los moldes los recubriremos de hojaldre en su parte inferior pero lo pondremos de una forma concreta. Los pasteles originales tienen una base de hojaldre en forma de espiral. Para conseguir este efecto necesitamos colocar el hojaldre de la siguiente forma:

Cogemos una masa de hojaldre extendido del tamaño de un folio, lo pintamos con agua y lo enrollamos sobre sí mismo formando un churro de 20 cm de largo. Cortamos segmentos del churro de 3-4 cm aproximadamente.

Cada segmento lo colocamos verticalmente sobre el centro de cada molde individual y con los dedos mojados en agua empezamos a extender el hojaldre desde el dentro hasta los extremos, consiguiendo que el hojaldre quede distribuido por todo el molde con un espesor más o menos homogéneo.

Tras el horneado, el hojaldre quedará con efecto de espiral.

Cuando tengamos todos los moldes terminados, los metemos en el frigorífico para mantener el hojaldre terso antes de meter en el horno.

4
Hecho
5 minutos

Añadir el huevo

Separamos las yemas de las claras. Cuando la crema de nata y almíbar esté tibia añadimos las 4 yemas de huevo de una en una y mezclamos bien para que se integren todos los ingredientes.

Rellenamos los moldes con la mezcla resultante cuidando de no llegar hasta el borde porque en el horno suben mucho por efecto del huevo. Debemos llenar solo la mitad del molde.

5
Hecho
25 minutos

Horneado

Metemos los moldes en el horno precalentado arriba y abajo con ventilador a 200ºC. Los cocinamos durante 20-25 minutos o hasta que empiecen a tostarse por la parte superior, adquiriendo ese aspecto exterior tan característicos de los pasteles de Belém.

Dejamos enfriar y añadimos azúcar glas y canela en polvo para decorar.

Sergio Lorca

Emocionado de la cocina de ensayo y error y el cultivo de sus ingredientes, enamorado de las recetas a origen y de su fusión.

anterior
Salteado de habas baby con huevo
siguiente
Tocino de cielo

Add Your Comment