0 0

Compartir en las redes sociales:

Compartir mediante enlace

Ingredientes

350 g Carne picada de Cerdo y/o Ternera
35 Obleas de Gyoza
150 g Col china
1 Cebolla tierna
2 dientes Ajos
1 nuez Jengibre fresco
1 cuchara Salsa de soja
1 cuchara Harina fina de maíz Maicena
2 cucharas Licor de arroz (Sake)
1 cuchara Aceite de sésamo
1 cucharilla Sal
0.5 cucharilla Azúcar blanco
Salsa
4 cucharas Salsa de soja
3 cucharas Vinagre de arroz
1 cuchara Aceite de sésamo

Gyoza

El rey de los Dumplings: el Ravioli asiático

Características:
  • Bajo en calorías

La Gyoza es una empanadilla japonesa que tiene un relleno a base de carne picada, col china, cebolla tierna, ajo, y jengibre. Junto a los Wonton son los Dumpling más famosos del mundo. Su consumo se ha extendido a otras culturas por su sencillez en la preparación y su versatilidad a la hora de comer. Sabrosos y energéticos. El aperitivo perfecto.

  • 50 minutos
  • 6 Raciones
  • Media

Descripción

Recorrer el mundo me es un placer, no tengo muy claro si la necesidad de viajar que requiere mi ritmo de vida ha terminado convirtiendo esa rutina en un hábito inseparable de mi ADN y eso a su vez en un placer genético difícil de racionalizar. Me apasiona viajar y aprender la historia y evolución de las diferentes culturas, y para eso, una parte muy importante es conocer sus gastronomías.

El pasaporte gastronómico que todos llevamos, queramos o no, archivado en nuestra memoria culinaria nos aleja o acerca a culturas distintas, el nivel de atracción que sentimos por unos u otros lugares geográficos de nuestro planeta va unido irremediablemente a las experiencias gastronómicas que nos acompañaron durante la visita. Es imposible meterse en una burbuja y aislarse de los aromas que envuelven cada cultura distinta con la que nos cruzamos. Normalmente nos llama tanto la atención, para bien o para mal, porque nos hemos acostumbrado a convivir con nuestros aromas propios y damos por sentado, qué pena, que en general no existen.

Voy dando la vuelta al mundo dentro de una cocina de 9 metros cuadrados semana a semana y a veces pienso que por mucho que lo intente nunca podré reproducir algunos sabores que mi mente recuerda haber probado a miles de kilómetros de distancia. Aún así no me rindo.

Hoy os quiero hablar de una empanadilla muy famosa en el noreste asiático (China, Corea y Japón): la Gyoza, un tipo de Dumpling que se ha extendido por todo el mundo como si fuese la carta de presentación de cualquier restaurante “asiático”. En realidad se trata de una preparación bastante fácil que se resumen de la siguiente forma: una empanadilla de masa de harina y agua muy fina que se rellena de carne picada (generalmente) condimentada con especias y verduras y que finalmente se cuecen al vapor en sartén para dejarle un fina capa crujiente en la base. Se suele acompañar con una salsa a base de soja y vinagre de arroz.

Es un aperitivo perfecto o un plato principal si se acompaña de una ensalada. A ver si con este pequeño bocado de Asia os traslado a esos lugares que mi mente guarda con cariño.

Pasos

1
Hecho
15 minutos

Preparar la carne

Pesamos, lavamos y cortamos muy finamente la col china. Lavamos y cortamos la cebolla tierna. Rallamos el jengibre y los dos ajos.

En un bol amplio ponemos la carne picada y añadimos el aliño consistente en: el ajo y el jengibre rallados, la cucharada de salsa de soja, las dos cucharadas de licor de arroz, la cucharada de maicena, la sal, el azúcar y el aceite de sésamo. Mezclamos muy bien hasta que esté todo integrado.

Añadimos la col china y la cebolla tierna, seguimos mezclando y cuando la masa sea homogénea tapamos con un film de plástico y dejamos reposar en el frigorífico 30 minutos.

2
Hecho
20 minutos

Preparar las empanadillas

Preparamos la mesa de trabajo consistente en: la carne aliñada por una parte, las obleas para las gyozas y un pequeño cuenco de agua para ir mojando los dedos para sellar las empanadillas.

Cogemos una oblea, ponemos una pequeña porción de carne en el centro. Mojamos ligeramente el borde de la oblea y la vamos cerrando haciendo 4 pliegues como se muestra en el vídeo. De esta forma, la gyoza adquiere esa forma alargada de media luna tan característica.

Seguimos con el resto de la masa hasta que la terminemos. Una vez acabado reservamos las gyozas bajo un paño húmedo para que no se resequen.

3
Hecho
15 minutos

Freír y cocinar

En una sartén antiadherente ponemos un poco de aceite de oliva y empezamos a calentar al fuego. Colocamos las gyozas sobre la sartén y esperamos a que se cocinen por la parte inferior. Cuando adquieran ese color dorado añadimos medio vaso de agua con una cucharilla de harina fina de maíz disuelta para que al evaporarse el agua quede una pequeña costra crujiente en la base de la gyoza.

Tapamos la sartén justo después de añadir el agua y esperamos a que se evapore el agua, en torno a 10 minutos más o menos. Es importante que esté tapado todo el rato para que se cocine el relleno al vapor.

Cuando se consuma toda el agua podemos servir y comer.

4
Hecho
2 minutos

Salsa para acompañar

Las gyozas se pueden comer solas o acompañadas de una salsa especial de soja. Para prepararla ponemos en un bol 4 cucharadas de salsa de soja, 3 de vinagre de arroz y una cucharada de aceite de sésamo, mezclamos bien y listo para acompañar nuestras gyozas recién salidas de la sartén.

Sergio Lorca

Emocionado de la cocina de ensayo y error y el cultivo de sus ingredientes, enamorado de las recetas a origen y de su fusión.

anterior
Buñuelos de Bacalao – Especial Semana Santa
siguiente
Medovik – Tarta de miel – Honey cake

Add Your Comment