0 0

Compartir en las redes sociales:

Compartir mediante enlace

Ingredientes

280 g Harina de trigo
400 g Zanahorias
80 g Mantequilla
100 g Aceite de oliva virgen extra
200 g Azúcar moreno
4 Huevos
1 sobre Levadura química
1/2 cucharilla Sal
2 cucharillas Canela en polvo
150 g Almendras crudas
Crema de mantequilla
250 g Mantequilla
250 g Azúcar glas
2 Lima

Carrot cake – Tarta de Zanahoria

Un bizcocho versionado hasta la locura y bueno hasta el delirio.

Características:
  • Sin alcohol
  • Sin cerdo
  • Vegetariano

La tarta de zanahoria, como la conocemos hoy en día, es una invención moderna del siglo pasado que se empezó a consumir de forma general debido a la escasez de azúcar durante las Guerras Mundiales. Como sabemos, la zanahoria tiene algo de poder endulzante y se utiliza en la repostería desde antes de la Edad Media.

Actualmente, es un símbolo de la repostería tradicional norteamericana y británica.

  • 2 horas
  • 12 Raciones
  • Media

Descripción

Cada cual presume de lo que puede, o más bien de lo que cree que puede presumir. Todo el mundo tiene una receta “secreta”, un plato con el que se siente el rey de la cocina, el emperador de Roma entrando en el Circo repleto de hambrientos consumidores de espectáculo, esa sensación de plenitud cuando enseñas tu obra maestra ante tu mejor público, el que, este sí, está hambriento en el sentido literal de la palabra. A veces no es algo demasiado elaborado ni excesivamente exquisito pero simplemente nos sentimos orgullosos de un plato que, lo hagamos cuando lo hagamos, siempre sale igual de bueno e igual de bonito.

Yo también sufro de ese pecado capital, como no podría ser de otra forma. Me gusta decir que mi dulce orgullo proviene de un dulce elaborado sin pretensión. Se trata de un bizcocho modificado por mí hasta la saciedad y que siempre me sale igual, no sé si de bueno o de malo, pero siempre idéntico. Es contundente, sabroso y tremendamente internacional, versionado hasta la locura y bueno hasta el delirio: el pastel de zanahoria o Carrot Cake.

¿Porqué me gusta tanto esta receta? Porque me parece mágico que en un bizcocho se introduzca una verdura tan convencional en los platos salados como es la zanahoria, y terminemos consiguiendo un pan dulce especiado y jugoso. Además, me encantan los postres con frutos secos y canela, creo que son una combinación perfecta para el éxito y el recuerdo. Un bizcocho húmedo, muy aromático, poco elástico y energético, todo un regalo para nuestro paladar.

Mi receta nunca podrá tener un origen cierto porque hace tanto tiempo que empecé a modificarla que ya ni recuerdo de donde provenía, a pesar de todo creo que las cantidades venían expresadas en tazas con lo cual se puede acotar la búsqueda a los países Angloparlantes. He ido añadiendo ingredientes y modificando otros a mi antojo según he creído que necesitaba y el resultado es realmente bueno.

Suelo hacer esta tarta con cobertura de butter cream (Crema de mantequilla) y zumo de lima que le viene estupendamente al bizcocho porque suaviza mucho la contundencia del bizcocho que es algo denso. Espero que os guste mi versión de esta receta que para mí es un comodín cuando no sé qué aportar a una fiesta a la que me invitan. Y por cierto, la gente suele repetir.

Pasos

1
Hecho
10 minutos

Tostar las almendras

Lo primero que tenemos que preparar son las almendras. Las compramos crudas y las tostamos nosotros. Normalmente no se pueden comprar ya tostadas pero sin salar así que es mejor que lo hagamos nosotros. Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo. Metemos las almendras distribuidas en una bandeja de horno y las tostamos durante 8 o 10 minutos. Las sacamos del horno y las dejamos enfriar 30 minutos como mínimo. Cuando estén frías las picamos y las reservamos. No hay que triturarlas demasiado para no convertirlas en harina, es necesario que queden trozos medianos.

2
Hecho
15 minutos

Preparar la zanahoria

Pesamos, pelamos y lavamos muy bien las zanahorias. A continuación las rallamos y las reservamos para añadir a la masa del bizcocho.

3
Hecho
15 minutos

La masa

En un bol amplio ponemos la mantequilla en pomada, el aceite y el azúcar moreno. Mezclamos y añadimos los 4 huevos. Batimos bien hasta que esté todo bien integrado. Añadimos las zanahorias ralladas, la sal, la canela y la levadura química. Seguimos batiendo.

Una vez esté todo bien integrado, añadimos la harina y las almendras picadas. Mezclamos muy bien y reservamos mientras preparamos el molde.

4
Hecho
60 minutos

Hornear

Vertemos la masa en un molde para horno previamente engrasado para poder desmoldar tras la cocción. Metemos el bizcocho en el horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo durante 50 - 60 minutos o hasta que esté cocinado. Como es un bizcocho algo denso tardará en cocinarse por dentro.

Cuando esté cocinado, sacamos el bizcocho del horno y lo dejamos reposar 30 minutos. Lo desmoldamos y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente sobre una rejilla 1 hora. Cuando esté completamente frío lo envolvemos en film de plástico y lo metemos en el frigorífico durante 4 o 5 horas para que termine de enfriarse y sea más fácil decorarlo.

5
Hecho
10 minutos

Crema de mantequilla o Butter cream

Ponemos la mantequilla en pomada en un bol y la batimos hasta que cambie ligeramente de color hacia un tono más claro. Añadimos el azúcar glas previamente tamizado y seguimos batiendo durante 5 minutos o hasta que la mantequilla aumente su tamaño al doble y cambie de color a casi blanco.

A continuación añadimos el zumo de las 2 limas y seguimos batiendo durante otros 5 minutos para que se incorpore completamente. Reservamos fuera del frigorífico para decorar la tarta.

6
Hecho
10 minutos

Decoración

Cuando el bizcocho esté completamente frío lo sacamos del frigorífico y le retiramos el film de plástico. Con ayuda de un cuchillo de sierra retiramos la parte superior abombada del bizcocho para que quede completamente cilíndrico y plano por las dos caras. Presentamos el bizcocho sobre un plato y empezamos a decorar con la crema de mantequilla.

Con ayuda de una paleta de pastelero vamos extendiendo la crema por toda la superficie del bizcocho sin apretar demasiado. Podemos decorar como queramos, con manga pastelera o con espátula. Yo la decoré de una forma sencilla y añadí ralladura de piel de lima al final para darle más aroma a la crema. Aquí el resultado.

Sergio Lorca

Emocionado de la cocina de ensayo y error y el cultivo de sus ingredientes, enamorado de las recetas a origen y de su fusión.

anterior
Ensalada de pimientos asados
siguiente
Ceviche de bacalao

Add Your Comment