0 0

Compartir en las redes sociales:

Compartir mediante enlace

Ingredientes

450 g Pasta filo
200 g Mantequilla Derretida
300 g Nueces
75 g Azúcar blanco
1 cucharilla Canela en polvo
Almíbar
100 g Azúcar blanco
150 g Agua
150 g Miel
1 rama Canela
1 Limón
10 Clavos

Baklava

Un dulce bocado de la historia turca

Características:
  • Sin alcohol
  • Sin cerdo
  • Vegetariano

Posiblemente el dulce más antiguo y famoso de la repostería tradicional turca que se remonta 27 siglos atrás. Su consumo y preparación ha superado fronteras e imperios desde Mesopotamia hasta Mongolia.

  • 10 Raciones
  • Media

Descripción

Hace dos días tuve la suerte de ser invitado por una amiga a su casa y poder comer comida turca hecha por ella misma, digo suerte porque ella es de origen turco y yo estaba intrigado por probar la comida casera, no de restaurante, de aquel país que cada vez veo más cerca aunque el Mediterráneo no cambie de tamaño. Me intriga su gastronomía y el uso que hacen tan exquisito de las especias; cómo introducen el yogur como un ingrediente más en la cocina y la utilización de una verdura de la que me siento un apasionado: la berenjena.

Decidí hacer un postre típico turco o de Oriente Medio en general y lo primero que me vino a la mente es el Baklava. No creo que haya nada más universal que describa a la perfección la repostería tradicional árabe o turca. Desde luego, en sus ingredientes está escrito su origen: frutos secos, azúcar, miel, canela y limón.

Estoy muy contento del resultado, y más aún tras recibir el visto bueno de mi amiga turca, que incluso me llegó a pedir la receta entre risas. Posiblemente fuera por cortesía hacia mi persona, pero de todas formas aquí se la dejo.

Pasos

1
Hecho
20 minutos

Preparar el almíbar

En un cazo ponemos el azúcar, el agua, la miel, la rama de canela, los clavos y la piel de un limón. Lo ponemos al fuego y lo llevamos a ebullición. Cuando hierva bajamos el calor al mínimo y dejamos cocinar suavemente durante 15 minutos. Tapamos del cazo y lo dejamos enfriar.

2
Hecho
5 minutos

Preparar el relleno

Con ayuda de una picadora eléctrica, troceamos las nueces con cuidado de no dejarlas muy finas, tienen que quedar pequeños tropezones, no polvo. En un bol, ponemos las nueces picadas, el azúcar y la canela y lo mezclamos muy bien para que todo se una. Reservamos.

3
Hecho
15 minutos

Montaje

Derretimos la mantequilla y la reservamos. Cogemos un molde amplio y bajo, pintamos todo el interior con la mantequilla derretida y empezamos el montaje. El baklava es un postre parecido a un hojaldre pero con pasta filo, esto quiere decir que vamos a ir colocando láminas de pasta una sobre otra y añadiendo una capa de mantequilla derretida sobre cada capa (lo podemos hacer con ayuda de un pincel). Contamos el número de láminas de pasta que tenemos y lo dividimos entre tres. Supongamos que tenemos 30: colocaremos 10 láminas, una sobre otra y unidas con mantequilla y a continuación colocaremos la mitad de la mezcla de nueces y azúcar, expendiendo muy bien por toda la superficie.
A continuación colocaremos otras 10 capas de pasta filo y sobre la última capa, verteremos el resto de nueces y azúcar. Finalmente colocaremos las otras 10 capas restantes.
Cuando termine el proceso y hayamos acabado con toda la pasta filo meteremos el molde en el frigorífico durante 15 - 20 minutos para que la mantequilla vuelva a solidificar y endurezca el conjunto.

4
Hecho
45 minutos

Horneado

Sacamos el molde del frigorífico y con ayuda de un cuchillo muy afilado cortamos la masa dando forma de pequeños cuadrados o rombos, esto es necesario hacerlo antes del horneado porque después de cocinarse la pasta filo se vuelve muy quebradiza y sería imposible cortarla en porciones iguales.
Después lo metemos en el horno, previamente calentado, a 180ºC durante 40-45 minutos.

5
Hecho
25 minutos

Baño de almíbar

Sacamos el molde del horno y dejamos enfriar 20 minutos para que se atempere. Transcurrido este tiempo, podemos verter el almíbar frío sobre el baklava para que se endulce y se conserve mejor. Dejamos reposar toda la noche, al día siguiente el dulce está perfecto para consumir.

Sergio Lorca

Emocionado de la cocina de ensayo y error y el cultivo de sus ingredientes, enamorado de las recetas a origen y de su fusión.

anterior
Tosta de pollo especiado con aguacate
siguiente
Ajoblanco malagueño

Add Your Comment